Cuestión de Genes

Test nutrigenético: personaliza tu alimentación para prevenir enfermedades

Hoy en día contamos con una herramienta de precisión a la hora de personalizar nuestra dieta: el test nutrigenético. Consiste en una prueba que nos permite saber qué alimentos debemos añadir o reducir para cubrir nuestras necesidades de nutrientes y para prevenir enfermedades que pueden ser abordadas mediante la nutrición. ¿Quieres saber más sobre este tipo de test y la información tan valiosa que nos aporta? ¡Sigue leyendo!

New Call-to-action

La relación entre nutrición y salud

De manera académica, la OMS (Organización Mundial de la Salud) define la nutrición como la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Aunque esto sea completamente correcto, todos sabemos que la nutrición es mucho más, y que además existen muchas maneras de sentarnos a la mesa, bien cumpliendo con el objetivo de cuidarnos o bien con el único objetivo de saciar el hambre.

Cada vez existe más evidencia de la importancia que este sencillo y cotidiano acto tiene a la hora de lograr un estado de salud óptimo. Esto ha propiciado el desarrollo de diversas corrientes entre los expertos en nutrición, que encuentran un canal perfecto de difusión en las redes sociales. Estos movimientos, aunque diferentes, casi siempre convergen en una premisa común: la importancia de comer alimentos sin procesar, evitando aditivos y tratando siempre de potenciar el aporte de fruta y verdura.

¿Cómo influye el ADN en las necesidades nutricionales?

Casi todos conocemos las recomendaciones generales para seguir una dieta sana y equilibrada y para obtener las cantidades apropiadas de cada tipo de nutriente. Sin embargo, una misma dieta puede tener efectos distintos en cada individuo. Por ejemplo, aunque dos personas se alimenten de la misma manera puede ocurrir que una de ellas gane peso y la otra no. 

Esto sucede, entre otras cosas, porque las recomendaciones sirven para orientar de manera general a toda la población, sin embargo, no tienen en cuenta un factor que nos hace únicos: nuestro ADN y las necesidades específicas que pueden surgir de la información genética que presentamos. 

El test nutrigenético

Afortunadamente, contamos con una herramienta que nos permite conocer un poco más de nosotros y adaptar las recomendaciones generales: los test nutrigenéticos. Gracias a ellos es posible tener en cuenta nuestro ADN a la hora de definir la dieta más adecuada para cada persona. 

Las diferencias genéticas entre los individuos pueden llegar a condicionar las necesidades nutricionales e incluso, predisponer a diferentes patologías de origen multifactorial, es decir, que se ven influenciadas por la genética y por el entorno. La genómica nutricional trata de estudiar y aportar información acerca de esta interesante interacción entre la genética y la nutrición.

Nutrigenómica y nutrigenética

El ADN es la molécula de la vida y contiene toda la información necesaria para mantenerla y preservarla. El ADN de cada individuo presenta pequeñas particularidades, son las que nos hacen únicos y de la misma manera, definen nuestras necesidades, fortalezas y debilidades.

La genética está, cada vez más, involucrada en el cuidado de las personas sanas con el fin de mantener la salud y de prevenir enfermedades. La genómica nutricional es un paso más en este camino. Se trata de una disciplina que agrupa la nutrigenética y nutrigenómica, y estudia la relación entre el genoma humano, la nutrición y la salud.

Aunque en la práctica los términos nutrigenómica y nutrigenética suelen ser intercambiables, realmente tienen significados diferentes:

  • La nutrigenética estudia la forma en la que el organismo responde a la dieta en función del perfil genético individual. Esta disciplina además analiza las variantes genéticas (polimorfismos o SNPs) en el ADN que presentan asociación con enfermedades relacionadas con la nutrición.
  • La nutrigenómica, por su parte, se centra en el estudio de los efectos que la dieta tiene sobre el conjunto de genes, proteínas y metabolitos de nuestro organismo, es decir, estudia la forma en la que los nutrientes pueden impactar en la expresión de los genes.
New Call-to-action

Genómica nutricional ¿ciencia o ficción? 

Estas dos palabras juntas parecen sacadas de una película de ciencia ficción, somos conscientes, pero la secuenciación del ADN avanza a pasos de gigante y la información que vamos conociendo día a día relacionada con nuestro ADN cada vez está más presente en nuestro día a día, permitiendo avanzar a la ciencia en diferentes direcciones.

Hoy en día existen muchos estudios que respaldan la relación entre la genética y la nutrición. Existen estudios publicados que describen variantes en genes que pueden influir en diferentes aspectos de nuestra salud. Conocer si presentamos dichas variantes en nuestro ADN es útil, ya que nos permite adaptar nuestra dieta de manera acorde. Aquí te mostramos algunos ejemplos: 

  • Existen variantes en el gen FUT2 o en el gen NBPF3 que están relacionadas con una menor absorción de vitamina B12 o B6, respectivamente. Gracias al análisis de estas variantes podemos adaptar la dieta enriqueciéndola en alimentos que contengan dichas vitaminas, que tanta relevancia tienen en el sistema cardiovascular, en el desarrollo cognitivo o en el rendimiento deportivo.
  • Existen determinadas variantes en el gen MCM6 que están relacionadas con la intolerancia a la lactosa asociada a la edad. La mayoría de las personas, con el tiempo pierden su capacidad de metabolizar la lactosa, es decir, dejan de producir lactasa, la enzima que la metaboliza. Esto es un proceso natural en los mamíferos, ya que al llegar a la edad adulta no necesitan tomar leche. Las personas con determinadas variantes en su ADN son capaces de mantener su capacidad de producir lactasa durante toda la vida. Si no posees estas variantes protectoras, con el tiempo puedes desarrollar intolerancia a la lactosa, presentando gases, molestias digestivas y diarrea, cuando se ingieren alimentos que la contienen.
  • Determinadas variantes en el gen GC están asociadas con niveles menores de vitamina D en sangre, esta vitamina tiene un importante papel en la absorción de calcio, salud cognitiva, cáncer o psoriasis. Si una persona presenta dichas variantes, puede enriquecer su dieta en alimentos que la contengan o incluso tomar complementos nutricionales, si es necesario.

La adaptación de la dieta en función del ADN permite personalizar la dieta en función de las necesidades de cada persona. Las variantes que se incluyen en los test nutrigenéticos suelen contar con evidencias que provienen de estudios de asociación (GWAS – Genome Wide Association Studies).  Los resultados de estos estudios aportan un riesgo de presentar un rasgo específico (niveles de vitaminas bajos, fuerza muscular, obesidad etc.) en personas que presentan la variante frente a las personas que no la presentan. Este riesgo puede ser manejado de manera sencilla a través de la alimentación, así que merece la pena conocerlo.

Genética y dieta, ¿podemos prevenir enfermedades?

Muchas enfermedades multifactoriales están relacionadas o pueden ser manejadas a través de la alimentación. La nutrigenética nos permite conocer esa parte de nosotros mismos que no solemos tener en cuenta: la genética. Saber si somos susceptibles a determinadas enfermedades de componente genético y ambiental, nos da la oportunidad de cuidarnos de una manera más personalizada, incorporando o reduciendo determinados tipos de alimentos. De este modo podemos conseguir la versión más saludable de nosotros mismos.

La nutrición es el factor ambiental más importante, motivo por el que no debemos infravalorar la importancia que tiene en relación con la salud y la enfermedad. He aquí algunos ejemplos: 

  • Determinadas variantes genéticas en el gen PNPLA3 aumentan la posibilidad de presentar hígado graso no alcohólico, es decir, la acumulación de grasa en el hígado no relacionada con el consumo de alcohol. Si una persona presenta variantes relacionadas con esta enfermedad, deberá adaptar su dieta para reducir la ingesta de grasa, el consumo calórico y el peso corporal. Siguiendo estas pautas se reducirá o limitará la acumulación de grasa en el hígado que, a largo plazo, si no se evita, llega a causar fibrosis (tejido cicatrizal) en el hígado, así como inflamación y cirrosis.
  • La presencia de determinadas variantes en los genes CTRC y SPINK1 aumenta la susceptibilidad a presentar pancreatitis, esta es una patología multifactorial, por lo que podemos influir en la alimentación para tratar de evitar su desarrollo a través de una dieta con bajo contenido en grasa, control del peso y limitar el consumo de alcohol.

Prevenir enfermedades a través de la alimentación es parte del dogma del que ya hablaba Hipócrates “Que la comida sea tu alimento y el alimento, tu medicina”. Hoy en día esta máxima es una realidad que, además, gracias a la información de los test nutrigenéticos puede ir un paso más allá, orientando el abordaje nutricional en base a tus necesidades, definidas en tu ADN. 

¿Qué hay que tener en cuenta al elegir un test nutrigenético? 

De cara a elegir un test nutrigenético es importante conocer de antemano la información que vamos a recibir y qué utilidad tendrá. No todas las pruebas de este tipo son iguales: existen test nutrigenéticos muy completos, otros están orientados a determinadas áreas como, por ejemplo, el deporte o a la pérdida de peso, y otros anuncian que pueden aportar información para adaptar toda la dieta. 

Debes ser prudente, pues la genética es un campo que resulta complejo cuando no se tienen conocimientos básico, y es fácil confundir a las personas. Por eso, lo más recomendable siempre es solicitar este tipo de pruebas a través de un especialista que te guíe y te dé expectativas realistas acerca de la información que vas a recibir.

Estas son algunas consideraciones que debes tener en cuenta al solicitar un test nutrigenético

  • Ten en cuenta que, aunque los genes son importantes, las recomendaciones siguen siendo válidas: las recomendaciones de asociaciones no dejan de ser válidas porque contemos con el resultado de un test nutrigenético. Este tipo de pruebas tiene la ventaja de aportar información más específica para nosotros.
  • Busca asesoramiento de un nutricionista o de un asesor genético: para no sufrir decepciones, es altamente recomendable que exista un profesional al que le podamos realizar preguntas y que pueda mostrarnos la utilidad del test de manera real, no con expectativas grandilocuentes. Además, tras la recepción del resultado, un nutricionista podrá ayudarte con una dieta apropiada para ti en función de los resultados.
  • Haz preguntas: probablemente estés interesado en un objetivo en concreto y es mejor que te asegures que la prueba que eliges es útil para conseguirlo. 
  • Asegúrate que el test cuenta con evidencia científica: no todas las pruebas tienen la misma evidencia, por lo tanto, consulta acerca de la existencia de publicaciones que respalden la prueba.

Conclusiones 

Hoy en día la medicina se encuentra en un proceso de transformación en el que está dejando de ser reactiva, aplicando el mismo tratamiento para todos los pacientes enfermos, para ser proactiva, adelantándose al desarrollo de enfermedades para poder evitarlas. Para conseguir este objetivo, cada vez la medicina es más personalizada y se basa en decisiones informadas. Este nuevo enfoque da lugar a la medicina preventiva personalizada y es hacia donde todos nos movemos.

Dentro de esta corriente en la que la prevención y la personalización tienen un papel cada vez más relevante, la nutrigenética también cobra importancia, puesto que permite adaptar la nutrición a cada individuo en función de sus genes, para estar más sano y para tomar medidas para prevenir enfermedades. 

Además de variantes que contribuyen a prevenir patologías o carencias, la nutrigenética puede aportar información curiosa que nos ayuda a conocernos un poco más. Por ejemplo, podemos saber si tenemos variantes que nos predispongan a comer entre horas, variantes responsables de que el cilantro nos sepa a jabón o que nos hagan ser más golosos. ¿Útil?, no mucho, pero sacia nuestra curiosidad y nos ayuda a conocernos un poquito mejor.

Hoy en día, más que nunca, la información es poder, y conocernos a nosotros mismos es el primer paso para tomar el control de nuestra alimentación y de nuestra salud. 

Esperamos que este artículo haya resultado de tu interés. Si tienes alguna duda o estás interesado en saber más sobre los test nutrigenéticos,  solicita una consulta de asesoramiento genético en Veritas. Nuestros expertos en genética te ayudarán a resolver todas tus dudas.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]