Cuestión de Genes

Diabetes gestacional, ¿qué debo saber?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez en una mujer embarazada y que, de manera general, suele desaparecer tras dar a luz. Esta patología puede afectar tanto a la madre como al feto, sin embargo, existen diferentes medidas que se pueden tomar para evitar sus complicaciones, ¿quieres saber cuáles son? Te las explicamos a continuación.

New Call-to-action

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es aquella que aparece por primera vez durante el embarazo y afecta a mujeres que anteriormente no habían presentado diabetes. Como ocurre en otros tipos de diabetes, se caracteriza por presentar niveles elevados de glucosa en sangre. La glucosa es una forma de azúcar que obtenemos a partir de alimentos que suelen tener un sabor dulce como las galletas, la bollería o incluso la fruta y que las células de nuestro organismo utilizan como fuente de energía para su funcionamiento. 

Para que las células puedan disponer de la glucosa es necesario que haya insulina en el organismo, que actúa como llave de paso para que la glucosa salga de la sangre y entre en las células. Si no hay suficiente insulina, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo y se produce ese aumento de glucosa característico de las diabetes. 

La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y, en situaciones normales, al ingerir alimentos que aumentan el nivel de glucosa en sangre, el páncreas sintetiza más insulina para captar la glucosa de la sangre y que pueda ser utilizada por las células. Además, cuando se ingiere más glucosa de la que necesitamos para producir energía, la glucosa puede transformarse en glucógeno y almacenarse en el hígado o en el músculo para ser utilizado como fuente de energía cuando nuestro organismo tenga una demanda de energía más alta. Como resultado de todo este proceso, los niveles de glucosa en sangre se restablecen. 

Aunque la causa exacta de este tipo de diabetes no se conoce del todo bien, existen evidencias de que son las propias hormonas que se producen durante el embarazo (esenciales para el desarrollo del bebé) las que pueden dificultar la acción de la insulina en nuestro organismo, creando cierta resistencia a la insulina. En respuesta a esta resistencia, la mayoría de las mujeres embarazadas producen de manera natural más cantidad de insulina, alcanzando un nivel suficiente para poder tener unos niveles adecuados regular de manera adecuada su nivel de glucosa en sangre, sin embargo, en algunas ocasiones el organismo no produce suficiente insulina para compensar dicha resistencia y entonces aparece la diabetes gestacional. 

Generalmente, la diabetes gestacional no produce síntomas, pero algunas mujeres experimentan sed o necesidad de orinar con mayor frecuencia. 

Riesgos y diagnóstico de la diabetes gestacional

En España se calcula que la diabetes gestacional afecta al 3-18% de las mujeres embarazadas. Por lo general, el cribado de la diabetes gestacional se realiza de forma rutinaria a todas las embarazadas en el segundo trimestre, entre las semanas 24 y 28. Sin embargo, si existe algún factor de riesgo, el médico puede considerar que existe mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional y adelantar la prueba al primer trimestre.  

Algunos factores de riesgo de diabetes gestacional indicados por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) son: 

  • Edad superior a 35 años
  • Tener sobrepeso u obesidad antes del embarazo 
  • Familiar de primer grado con diabetes o antecedentes familiares de resistencia a la insulina 
  • Historia personal de intolerancia a los hidratos de carbono
  • Multiparidad 
  • Haber presentado diabetes gestacional en un embarazo anterior
  • Presentar síndrome de ovarios poliquísticos

Para la detección de la diabetes gestacional, generalmente, se realiza una prueba conocida como Test de O’Sullivan. Consiste en la ingesta de una solución con una medida exacta de glucosa y la medición de los niveles de glucosa en sangre pasada una hora. 

Si el resultado de esta prueba es un nivel elevado de glucosa en sangre, se realiza otra prueba que se denomina test de tolerancia a la glucosa, con el que se diagnosticará la diabetes gestacional. El test de tolerancia a la glucosa está aceptado como la mejor prueba por convenio internacional para detectar la diabetes gestacional y su procedimiento es el siguiente: 

  • Tres días antes a la realización de la prueba se deben ingerir 150 gramos más de hidratos de carbono en la dieta habitual 
  • El día de la prueba se tomará la primera muestra sanguínea en ayunas 
  • A continuación, se ingiere un líquido que contiene una cantidad exacta de glucosa (generalmente 100 gramos) y se tomará una muestra de sangre de la gestante cada hora durante tres horas.

En cuanto a los resultados de esta prueba, existen varias opciones: si una de las cifras de glucosa en sangre muestra un valor más elevado puede que se repita la prueba más adelante o el ginecólogo recomendará algunos cambios en el estilo de vida. Sin embargo, si se obtienen niveles elevados de azúcar en sangre en dos o más muestras, se diagnosticará diabetes gestacional y el médico indicará el tratamiento y el seguimiento a realizar. 

New Call-to-action

¿Qué ocurre si me diagnostican diabetes gestacional? Complicaciones y recomendaciones

Tener diabetes gestacional y no controlarla puede suponer una serie de riesgos tanto para la madre como para el bebé. 

La glucosa circula tanto por la sangre materna como la del feto y es elevada en ambos. El páncreas del bebé también hace un sobreesfuerzo para producir una mayor cantidad de insulina, lo cual puede tener consecuencias negativas para el futuro bebé como: 

  • Puede causar el desarrollo de bebés macrosómicos (bebés más grandes de lo habitual), lo que aumenta el riesgo de partos con complicaciones.
  • Puede dar lugar a un nacimiento prematuro natural o que tu médico programe el parto antes de tiempo para evitar complicaciones si el tamaño del bebé es muy grande.
  • Poco después del nacimiento los bebés pueden sufrir una bajada del nivel de glucosa en sangre, lo que se denomina hipoglucemia.
  • En el futuro, los niños tienen más riesgo de presentar obesidad y diabetes tipo 2. 

En cuanto a la madre: 

  • Aumenta su riesgo de presentar preeclampsia, que es una enfermedad en la que aumenta la presión arterial aparte de otras complicaciones y puede agravarse, poniendo en riesgo tanto la vida de la madre como la del feto. 
  • Es más probable que la madre en otro embarazo padezca diabetes gestacional e incluso diabetes tipo 2 a lo largo de la vida. Aunque la diabetes en la mayoría de los casos suele desaparecer tras el parto, se realiza una prueba para comprobarlo a las 6-12 semanas tras dar a luz y se recomienda que las mujeres controlen su nivel de azúcar cada 1 o 3 años a lo largo de su vida. 
  • Aumenta las probabilidades de la necesidad de una cesárea, lo que hace que la madre requiera más tiempo para recuperarse del parto. 

Aunque en el momento del embarazo cualquier complicación puede preocuparnos, existen diferentes medidas que se pueden llevar a cabo para controlar la diabetes gestacional y, en el caso de que estas medidas no funcionen, existen tratamientos farmacológicos para controlar los niveles de glucosa en sangre. 

En aquellos casos en los que se haya diagnosticado una diabetes gestacional, es importante realizar unas revisiones de control y seguir todas las pautas indicadas por el ginecólogo. No obstante, a continuación, te mostramos algunas recomendaciones genéricas que pueden ayudar a mantener unos niveles de glucosa en sangre apropiados: 

Dieta saludable y ejercicio. 

Se recomienda consumir alimentos ricos en fibra, bajos en grasas y evitar calorías vacías, que son alimentos altos en calorías, pero cuyo aporte de nutrientes es poco o nulo, por ejemplo, las salsas precocinadas o bebidas azucaradas. 

En cuanto al ejercicio, lo ideal es realizarlo antes y durante el embarazo. Además, si mantienes estos estilos de vida saludables después del embarazo, puedes también reducir tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 a lo largo de la vida que, como ya has visto, aumenta en las mujeres que han presentado diabetes gestacional. En el caso de las embarazadas, aunque siempre consultando con tu especialista, se recomienda un ejercicio moderado de unos 30 minutos al día, varios días a la semana como nadar o caminar. Estas actividades además de ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre ayudarán a controlar el peso durante el embarazo, y además también pueden ayudar a evitar algunas molestias comunes del embarazo como el dolor de espalda, los calambres musculares, etc. 

Comenzar el embarazo con un peso saludable

Así evitaras un factor de riesgo adicional de desarrollar diabetes gestacional. 

No aumentar demasiado de peso durante el embarazo. 

Como sabrás, ganar algo de peso durante el embarazo es necesario e incluso saludable, ya que hay un niño creciendo dentro de ti. Sin embargo, aumentar mucho peso y de manera muy rápida durante el embarazo, puede aumentar el riesgo a padecer diabetes gestacional. El aumento de peso adecuado durante el embarazo depende de cada caso concreto por lo que, si es algo que te preocupa, consulta con tu médico. 

Controlar el nivel de glucosa en sangre. 

Si te han confirmado que tienes diabetes gestacional, es recomendable controlar, al menos 4 veces al día (en ayunas y después de cada comida) los niveles de glucosa. Esto te ayudará a llevar un control de tus niveles de glucosa y podrás acudir al médico si ves que las medidas o el tratamiento no están funcionando.  

Llevar un control más exhaustivo del crecimiento y el desarrollo del bebé. 

Normalmente, la diabetes gestacional se presenta cuando el bebé ya se ha desarrollado completamente y está creciendo, por lo que es recomendable controlar este crecimiento mediante ecografías, con el fin de detectar una posible macrosomía en cuyo caso es posible que se recomiende adelantar o programar el parto. 

Conclusión

En determinados casos será necesario añadir a las recomendaciones generales la prescripción farmacológica. Será el médico quien indique las pautas a seguir y el tratamiento específico. En la mayoría de los casos, con un control y seguimiento estricto por parte del especialista, la gestante con diabetes podrá mantener los niveles de glucosa en sangre controlados.

Como has visto, la diabetes gestacional puede causar complicaciones en el embarazo, sin embargo, existen diferentes medidas que se pueden tomar para preservar tanto la salud de la madre como la de su futuro hijo. Desde Veritas, cuidamos de la salud de las personas de una manera proactiva, poniendo a su disposición pruebas genéticas con las que adelantarse a la aparición de enfermedades, pudiendo hacer menos grave su aparición o disminuyendo las complicaciones. ¿Quieres saber más sobre estas pruebas? No dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]