Cuestión de Genes

Los 2 síntomas que alertan de que tu hijo puede tener exantema súbito

El exantema súbito o roséola es una enfermedad de origen vírico que afecta a niños pequeños. En este artículo te explicamos en qué consiste y los dos síntomas principales que pueden alertarte de que tu hijo tiene esta patología. Además, veremos las complicaciones que pueden aparecer y qué hacer. 

Qué es el exantema súbito o roséola 

El exantema súbito, también llamado roséola o sexta enfermedad, es una patología vírica causada por cepas del virus del herpes humano. Afecta sobre todo a bebés y niños hasta los 4 años de edad, aunque la mayoría de los casos (90%) se dan antes de los dos años. 

Se trata de una enfermedad aguda con buen pronóstico, que se caracteriza por durar poco tiempo, con un inicio y un final claramente definidos.

Los 2 principales síntomas de exantema súbito o roséola 

Los dos síntomas más característicos del exantema súbito son: 

  • Repentina subida de la fiebre, que puede llegar hasta los 40 grados. A pesar de ello, el niño afectado suele encontrarse bien. La fiebre puede prolongarse varios días y, del mismo modo que comenzó, desaparece de forma repentina.
  • Erupción de color rosado. La disminución de la fiebre viene acompañada de la aparición de una erupción con pequeños puntos de color rosado o rojizo que, al ser presionados, se blanquean. El sarpullido habitualmente empieza en el tronco y se extiende por la cara y, de forma menos evidente, por brazos y piernas. Esta erupción suele desaparecer pasadas unas horas o, como mucho, a los tres días.

La mayoría de los niños con exantema súbito suelen encontrarse bien, sin embargo, algunos pueden estar más irritables. Además, otros síntomas que pueden mostrar, aunque de forma poco frecuente son:  

  • Párpados inflamados.
  • Menor apetito.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.

En el caso de los bebés también pueden manifestar: 

  • Congestión nasal.
  • Enrojecimiento de la garganta, los tímpanos y los ojos.

New Call-to-action

Complicaciones del exantema súbito o roséola 

Aunque son poco frecuentes, algunos niños pueden desarrollar convulsiones febriles. No suelen revestir gravedad, pero es un síntoma muy alarmante. 

¿Cómo puedes identificar una convulsión febril? 

Suele manifestarse de la siguiente forma: 

  • Se producen sacudidas y movimientos irregulares en uno o varios grupos musculares concretos o incluso en todo el cuerpo.
  • Comienza de forma súbita y dura poco tiempo, entre 2 y 3 minutos. 
  • Puede causar pérdida de conciencia.
  • Puede provocar la pérdida de control de esfínteres. 

¿Qué hacer si tu hijo tiene convulsiones febriles? 

Es importante intentar mantener la calma. Ponte en contacto con el servicio urgencias y mientras esperas a que llegue, puedes seguir estos consejos:

  • Tumba al niño de lado.
  • Comprueba que respira bien, sin introducir ningún objeto en su boca.
  • Quítale la ropa para que le baje la temperatura.

En casos muy concretos, cuando el niño tiene un sistema inmune deprimido, es posible que el exantema súbito afecte al sistema nervioso originando encefalitis o meningitis

¿Cómo se diagnostica el exantema súbito o roséola?

Los síntomas más característicos del exantema súbito, que como has visto son la fiebre y la erupción cutánea, también están asociados a otras patologías. Por eso es importante que, si tu hijo manifiesta alguno de estos síntomas, acudas al pediatra para que realice el diagnóstico.

Para confirmar o descartar si se trata de exantema súbito, el pediatra tendrá en cuenta: edad del niño, historia clínica y si la aparición de las manchas ha coincidido con la bajada de la fiebre alta y repentina. Esto último, como hemos visto, es un patrón característico del exantema súbito, y, por lo tanto, muy importante a la hora de determinar si se trata de esta enfermedad. 

En algunos casos también puede ser necesario hacer un análisis para confirmar el diagnóstico, ya que en algunas ocasiones la enfermedad puede confundirse con la rubéola o el sarampión, que tienen síntomas similares.

De cara al diagnóstico, es importante saber que en la primera etapa del exantema súbito, es decir, cuando aún no ha desaparecido la fiebre y por lo tanto no ha aparecido la erupción, puede confundirse con otras patologías como la faringitis. 

¿Por qué el exantema súbito no tiene tratamiento específico?

El virus que causa el exantema súbito es el herpes humano tipo 6 y, en menos ocasiones, el tipo 7. Existen ocho tipos de virus del herpes que causan infecciones en el ser humano, pudiendo dar otras patologías como las calenturas labiales, aunque los tipos 6 y 7 en principio solo están asociados a los síntomas que hemos explicado durante este artículo.

Como enfermedad viral, el exantema súbito no puede tratarse con antibióticos, ya que estos solo son eficaces en caso de infecciones causadas por bacterias, como te explicamos en el artículo Antibióticos más comunes y cómo usarlos de forma correcta

Debido a ello, el exantema súbito no tiene un tratamiento específico, sino un tratamiento sintomático. Es decir, el manejo médico se centra en aliviar los síntomas de la enfermedad. En función de la gravedad, el pediatra decidirá cuál es la mejor forma de hacerlo.

Normalmente se utilizan antitérmicos para bajar la fiebre y se recomienda un aumento en la ingesta de líquidos para evitar la deshidratación del niño. En el caso de bebés aún lactantes, no se recomienda aportar otros líquidos que no sean leche materna o de fórmula.

Si hay inflamación también puede ser necesario el uso de medicamentos antiinflamatorios, siempre prescritos por el médico.

Desde Veritas esperamos que este artículo te haya resultado interesante y, sobre todo, útil. Ahora ya conoces información para poder detectar el exantema súbito o roséola y, como has podido ver, su pronóstico es bueno y, por lo general, no presenta complicaciones a largo plazo. 

Sin embargo, existen otras enfermedades no infecciosas, como enfermedades genéticas, que también pueden manifestarse en la primera infancia, con consecuencias más graves para la salud de tus hijos. myNewbornDNA, analiza el ADN del recién nacido para poder detectar precozmente enfermedades genéticas de aparición en la infancia, siendo el complemento perfecto a la prueba del talón.

Se trata de una prueba de cribado neonatal que analiza más de 300 enfermedades genéticas. La detección precoz hace posible evitar su desarrollo o que sus síntomas sean más leves, al realizar un manejo médico adecuado desde el primer momento. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para más información. 

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]
[if lte IE 8]