Cuestión de Genes

La prevención, el mejor tratamiento para la celulitis

Cada vez son más las mujeres que buscan un tratamiento para la celulitis. Y es que, puede ser frustrante vivir en una época en la que las figuras atléticas, de caderas estrechas y largas piernas se presentan como el ideal de belleza. Sin embargo, la realidad es que la mayor parte de los cuerpos no encajan con ese modelo.

Estar en forma y llevar un tipo de vida saludable es más importante que el aspecto físico, pero si la celulitis te preocupa o te hace sentirte incómoda con tu aspecto, en este post te contamos qué tratamientos existen y qué efectividad tienen. 

New Call-to-action

¿Qué es la celulitis? 

La celulitis es una alteración en la que la piel tiene apariencia de “piel de naranja” como consecuencia de depósitos irregulares de grasa, principalmente alrededor de las caderas, el vientre, los muslos y las nalgas. Estas acumulaciones, generalmente, suelen empezar durante la pubertad y son más visibles a partir de los 30 años. 

A nivel fisiológico la celulitis puede considerarse un trastorno metabólico localizado en el que se forman nódulos adiposos junto con cambios en la microcirculación local y alteraciones morfológicas del tejido adiposo, un tipo de conectivo que se encuentra en las capas profundas de la piel.

La celulitis en los hombres en mucho menos frecuente que en las mujeres. Esto se debe principalmente a dos motivos:

  • La piel de las mujeres es más fina.
  • El tejido adiposo de los hombres se estructura de forma diferente al de las mujeres. 

Aunque no supone un riesgo para la salud, es una causa común de preocupación estética en la mayoría de las mujeres. Por este motivo los tratamientos para la celulitis se han vuelto muy populares en nuestra época. 

¿Cómo se desarrolla la celulitis? 

La celulitis se desarrolla debido a varios factores. Entre ellos, los más importantes son:

  • Hereditarios: como hemos comentado previamente, la celulitis es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, en los que solo representa un 5% de los casos. Además, las mujeres de raza blanca son más propensas a desarrollarla que las de raza negra y asiática.
  • Hormonales: los estrógenos, un tipo de hormona sexual femenina, tienen un papel fundamental en el desarrollo de la celulitis, pues estimulan la proliferación de las células del tejido conectivo y la actividad de las células adiposas, dando lugar a la formación de nódulos de grasa acumulada o celulitis. Por eso, en momentos en los que los estrógenos aumentan, como el embarazo o la menopausia, es frecuente que se origine celulitis o que esta empeore si ya existe.
  • Hábitos de vida: la mala alimentación, la falta de ejercicio físico, la ingesta habitual de alcohol, el tabaquismo, el estrés y la ansiedad influyen en el desarrollo de la celulitis y contribuyen a agravarla. 

Grados de celulitis

La celulitis se manifiesta en 4 grados distintos:

  • Celulitis de grado I: piel con apariencia lisa, tanto en reposo como cuando se comprime. 
  • Celulitis de grado II: en reposo, la piel tiene un aspecto uniforme. Solo se aprecian hoyuelos ligeros cuando se pellizca o aprieta la piel o cuando se contrae la musculatura. 
  • Celulitis de grado III: la piel de naranja no se observa cuando se está tumbada, pero sí de pie. Los nódulos de grasa son evidentes a simple vista, sin que sea necesario pellizcar la piel.  
  • Celulitis de grado IV: los nódulos se perciben también estando tumbada, ya que los depósitos de grasa son más grandes. Debido a ello, la piel presenta una apariencia irregular. 

¿Existe algún tratamiento para celulitis efectivo?

La mejor forma de combatir la celulitis, es abordarla cuando aún no se ha desarrollado. 

La biología de la mujer la hace propensa a acumular grasa en el tejido adiposo, en mayor o menor medida. Por este motivo, cerca del 95% de las mujeres desarrollan celulitis y el tratamiento más efectivo a día de hoy es el preventivo. Si ya observamos indicios de su presencia, también podemos frenar o ralentizar su avance mediante la prevención. Para ello, es recomendable llevar unos hábitos de vida saludables enfocados en una alimentación equilibrada y el ejercicio físico regular.

Podemos encontrar distintos tratamientos: 

  • Productos de uso tópico: para este tipo de tratamiento son fundamentales la constancia. Cada año salen al mercado numeroso productos, pero casi todos van a incorporar alguno de los siguientes principios activos:
    • Lipolíticos: favorecen la eliminación de los lípidos
    • Antilipogénicos: inhiben la formación de una enzima que favorece la acumulación de grasas
    • Antiedematosos: favorecen la circulación y el drenaje linfático para combatir la retención de líquidos.
    • Rubefacientes: sustancias que causan un aumento de la temperatura localizado, activando la circulación.
    • Reestructurantes: principios activos que corrigen el daño del tejido conectivo.
  • Tratamientos mecánicos: mediante masajes manuales o con aparatología, se promueve la activación de la circulación y favorece el drenaje linfático. En este sentido, en el campo de la medicina estética podemos encontrar múltiples opciones como la cavitación, la mesoterapia, la presoterapia, el masaje subdérmico o la radiofrecuencia, entre otros.
  • Tratamiento quirúrgico: la liposucción es un tratamiento invasivo, que permite el aspirado de grasa localizada. Su uso no está dirigido al tratamiento de la celulitis, pero puede mejorar parcialmente el aspecto de las zonas afectadas. 
  • Tratamiento sistémico: son productos que se consideran complementos dietéticos, los cuales tienen componentes que facilitan la eliminación de líquidos, activan la circulación y ayudan a reducir los acúmulos de grasas. 

Si vas a comenzar o estás realizando algún tratamiento para eliminar la celulitis, tienes que ser muy constante, pues es algo fundamental para que resulte efectivo. Además, hay que tener en cuenta que, aunque muchas de estas técnicas mejoran la apariencia de la piel, no existe a día de hoy una técnica que elimine en su totalidad la celulitis. 

New Call-to-action

Para combatir la celulitis, evita el consumo de estos productos

Como acabamos de ver, ante la celulitis, a día de hoy no hay un tratamiento definitivo. Por este motivo, lo mejor que puedes hacer es prevenir que aparezca o que vaya a más, siguiendo un estilo de vida saludable centrado en la práctica habitual de ejercicio y en una dieta equilibrada, en la que debes evitar el consumo de: 

  • Alcohol: solo aporta calorías vacías, que se acumulan directamente en los depósitos grasos.
  • Tabaco: los componentes de tabaco provocan la destrucción del colágeno, la oxidación de las células, y la acumulación de radicales libres.
  • Alimentos con alto contenido en azúcar añadida: el azúcar refinado no aporta ningún nutriente al organismo, solo calorías vacías que se acumulan directamente en los depósitos de grasa y que provocan glicación de la piel, un proceso que endurece el colágeno.
  • Alimentos con alto contenido en sal:  causan retención de líquidos, deshidratación y dificultan la circulación de la sangre. 
  • Alimentos procesados: son ricos en aditivos, colorantes, conservantes, sal y azúcar. 

Mitos y verdades sobre la celulitis

Alrededor de la celulitis se acumulan muchos mitos, pero también algunas verdades. Por eso, es importante que sepas diferenciar entre uno y otras.

Mitos

“Los hombres no tienen celulitis”

Aunque es mucho menos frecuente, ya que su desarrollo está vinculado a hormonas femeninas, los hombres también pueden sufrirla. 

“Solo las mujeres con sobrepeso tienen celulitis”

La celulitis se presenta en más del 85% de las mujeres de más de 20 años. La mala circulación, al dificultar la eliminación de líquidos y toxinas, favorece la aparición de la celulitis, tanto en personas obesas como delgadas.

“Si se adelgaza, la celulitis disminuye”

 Cuando se pierde peso, se elimina grasa de las capas subcutáneas, pero la celulitis se encuentra en las capas superiores de la piel, con lo cual, al adelgazar no podemos eliminar toda la celulitis.

“Se puede eliminar de todo” 

Como hemos comentado, puede prevenirse o reducirse, pero es prácticamente imposible que desaparezca por completo.

Verdades

“Se puede tratar” 

Como hemos visto, combinando distintos tratamientos y realizando cambios en nuestro estilo de vida, podemos ver mejorías en nuestra piel. 

“El consumo de sal y azúcar favorece la celulitis”

Sí, ya que la primera incrementa la retención de líquidos y la segunda hace que la piel pierda elasticidad.

“Los cosméticos para tratarla es mejor aplicarlos de noche”

Cierto, porque en ese momento la piel está más receptiva, pues la actividad celular es más intensa y la piel se regenera más rápido que por el día. 

Preguntas más frecuentes sobre la celulitis

A continuación damos respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes que muchas personas se hacen acerca de la celulitis y que probablemente tú también te hayas planteado: 

“¿Por qué no aparece la celulitis antes de la pubertad?

Los estrógenos, que como hemos explicado desempeñan un papel importante en el desarrollo de la celulitis, no aparecen hasta que se produce el desarrollo sexual. 

“¿La celulitis es hereditaria?”

 Sí, ya que el componente genético predispone a su desarrollo. 

“¿La celulitis solo aparece en los glúteos y las piernas? 

Aunque es más común en esas zonas, también puede darse en otras partes como los brazos, rodillas o tobillos. 

“¿Son efectivos los anticelulíticos?”

Pueden contribuir a mejorar la apariencia de la piel, pero en ningún caso eliminan la celulitis. Es importante ser constante en su aplicación y, sobre todo, deben verse como un complemento de una vida de hábitos saludables. 

“¿Cuál es el mejor ejercicio para mejorar la celulitis?”

Cualquier actividad física aeróbica es beneficiosa, ya que mejora la circulación: nadar, correr, subir escaleras o montar en bici, por ejemplo. ¡Lo importante es moverse!

¿Te ha resultado interesante este artículo? A modo de conclusión queremos recalcar que, aunque la celulitis es un quebradero de cabeza para muchas mujeres, al fin y al cabo, se trata de una cuestión puramente estética, sin consecuencias para la salud y relacionada con el propio funcionamiento del cuerpo que, especialmente en las mujeres, es propenso a acumular grasas. 

Por eso, el mejor tratamiento para la celulitis, es el que se hace desde un enfoque de cuidado y promoción de nuestro bienestar, como fomentamos desde Veritas, llevando una vida con hábitos saludables que nos hagan estar mejor tanto por dentro como por fuera.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.