Cuestión de Genes

¿Padres primerizos? ¡No os perdáis estos consejos!

Ser padres primerizos es un gran proyecto lleno de ilusión, pero también lleno de inseguridad ya que supone un gran reto. La llegada de un nuevo miembro a la familia viene acompañada de innumerables dudas, tanto durante el embarazo como después del nacimiento. ¿Qué controles médicos hay que hacer? ¿Cuál es la alimentación más adecuada? ¿Conviene hacer actividad física en el embarazo? 

En este artículo respondemos las preguntas más comunes de los futuros padres primerizos o que acaban de estrenarse en este papel. Si es vuestra situación, ¡no os lo perdáis!

Cómo vencer las inseguridades de los padres primerizos 

Ser padres por primera vez marca el inicio de una nueva etapa. Como otros cambios en la vida, este puede venir acompañado de mucha inseguridad.  Por eso, si vas a ser madre o padre por primera vez, o ya lo has sido, es probable que te identifiques con esta situación. No te alarmes, es algo completamente normal que, por suerte, hoy día puedes solucionar de forma sencilla planteando tus dudas a profesionales de la salud como las matronas, el pediatra y el ginecólogo. Sus indicaciones servirán para asegurar tanto el bienestar de tu bebé como el de toda la familia. 

En primer lugar, tres consejos generales tanto para el embarazo como para los primeros días de vida del recién nacido

  • Consulta todas tus dudas con los especialistas. Tener la información correcta te ayudará a ganar en tranquilidad y salud. Que no te dé vergüenza preguntar, pues nadie nace sabiendo, y tus dudas pueden ser importantes.
  • Tómate con calma los primeros días del bebé en casa. Como en cualquier nueva situación, es necesario un periodo de adaptación. Si estás sobrepasado, respira hondo, la tranquilidad te ayudará a sobrellevar la situación. Si necesitas ayuda de familiares para realizar tareas, no dudes en pedirla.
  • Acude a todas las revisiones médicas programadas. Esto es clave, en estas revisiones el médico puede detectar potenciales problemas y resolver tus dudas. Un truco: apunta tus dudas en un papel o en tu móvil según te surjan, el tiempo que pasas con el especialista es corto y si se te queda algo en el tintero luego puedes angustiarte hasta la siguiente visita.

La preparación para la llegada del nuevo miembro de la familia se realiza en dos fases: embarazo y nacimiento y primeros días de vida del bebé.

A continuación te damos útiles consejos para cada una de ellas. 

New Call-to-action

Esperando al bebé: consejos para padres primerizos 

Las dudas comienzan en el mismo instante en el que se recibe la noticia del embarazo. Es un momento muy emocionante que marca el inicio de una nueva aventura.  Una cuestión que despierta mucha curiosidad a los padres en esta primera fase es si su futuro bebé será un niño o una niña. ¿Sabías que esto depende del espermatozoide que llegue primero al óvulo? Si quieres descubrir cómo tiene lugar el proceso que determina el sexo del bebé, te recomendamos leer nuestro artículo La probabilidad de tener niño o niña según la genética.

Primeros controles del embarazo

Como en cualquier etapa de la vida, en el embarazo, el parto y el puerperio hay revisiones de salud específicas para asegurar la salud de madre e hijo. Por eso, es importante que sigas las instrucciones de tu especialista y realices las pruebas que te recomiende

En primer lugar, si sospechas que puedes estar embarazada, acude a tu médico, allí te realizarán un análisis de sangre para confirmarlo o descartarlo y también te estudiarán si has pasado determinadas enfermedades que de pasar en el embarazo pondrían en riesgo al niño, como por ejemplo la varicela. 

Durante este nuevo periodo de 9 meses que inicias justo ahora, tendrás que someterte a una serie de revisiones periódicas en las que te harán analíticas y ecografías para comprobar que el feto se desarrolla de forma correcta.

El cribado del primer trimestre

Una de las revisiones más importantes tiene lugar aproximadamente a los tres meses de gestación. Se trata del cribado combinado del primer trimestre, que en España se realiza a todas las mujeres embarazadas. El objetivo de esta prueba es detectar si el feto presenta anomalías cromosómicas como el síndrome de Down.

Es importante que sepas que en la actualidad existe un tipo de prueba más completa que también se puede realizar, que incluye el estudio de un número más amplio de enfermedades y provee resultados más fiables.  Se trata del test de ADN fetal en sangre materna, un test prenatal que reduce el número de falsos positivos y de procedimientos invasivos. 

Alimentación y actividad física durante el embarazo

El embarazo implica ciertos cambios en la alimentación. Por un lado tu cuerpo cambia y te pide determinados alimentos, esto es lo que conocemos como antojos. Si por ejemplo necesitas más ácido en el estómago te pueden apetecer encurtidos y pepinillos o si tienes náuseas o acidez tendrás preferencia por otros alimentos.

Durante el embarazo hay ciertas limitaciones en la alimentación. Por ejemplo no está recomendado ingerir alimentos lácteos sin pasteurizar, ya que pueden estar contaminados con Listeria monocytogenes, una bacteria que puede causar problemas severos al bebé y que también puede encontrarse en alimentos que provienen de la tierra, por eso se recomienda lavarlos con lejía de uso alimentario. Si no se ha pasado la toxoplasmosis, los embutidos o el jamón serrano pueden estar también prohibidos. 

Las vitaminas son fundamentales para el desarrollo del bebé, por lo que debemos comer saludable y generalmente se recomienda a la futura mamá que tome suplementos que ayudan a prevenir patologías de bebé, incluso antes del embarazo. Por ejemplo, el ácido fólico ha disminuido notablemente el número de embarazos en los que el feto presenta espina bífida. De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud), el riesgo de espina bífida puede reducirse hasta en un 70% si antes del embarazo la madre ingiere diariamente determinada cantidad de ácido fólico.

En cuanto a la práctica de actividad física, es una duda que tienen muchas embarazadas. Hace tiempo se creía que lo más recomendable en esta etapa era el reposo. Sin embargo, hoy en día, las evidencias científicas  muestran que en aquellos casos en los que no existan complicaciones  realizar ejercicio durante el embarazo tiene múltiples beneficios.


¡El bebé ya está aquí!  Consejos para padres primerizos 

Las primeras pruebas del recién nacido 

Nada más nacer, tu bebé tendrá que pasar por varias pruebas médicas para determinar su estado de salud:

  • La primera prueba que se realiza a los bebés, inmediatamente tras su nacimiento, es el test de Apgar, que sirve para analizar su adaptación y vitalidad.
  • A los dos o tres días de vida, antes de abandonar el hospital, el bebé se somete a la prueba del talón, que cubre el cribado obligatorio de siete enfermedades metabólicas. En caso de resultado positivo habrá que realizar una segunda prueba para confirmar o descartar el diagnóstico. 

Cómo ocurre en la prueba de cribado del primer trimestre de embarazo, hoy en día, gracias al avance de la ciencia, contamos con pruebas más completas y  precisas, que permiten analizar  un número mucho más amplio de enfermedades con mayor precisión, como es el caso de myNewbornDNA. Esta prueba, que analiza más de 390 enfermedades, es el complemento perfecto a la prueba del talón. 

¿Qué ocurre si la piel del bebé se vuelve amarilla?

Si al poco tiempo de nacer, tu bebé adquiere un tono de piel amarillento, en principio no debes preocuparte, es algo bastante común y generalmente es transitorio, aunque siempre es importante que consultes con el especialista porque en algunos casos podría estar relacionado con algún problema de salud.  El amarillamiento de la piel se conoce como ictericia, y está causado generalmente por un aumento en los niveles de bilirrubina, para solucionarlo, basta con exponer al niño a la claridad (no a la luz solar directa) puedes ampliar  información sobre cómo afecta a los recién nacidos en nuestro artículo Ictericia neonatal ¿cuándo debo preocuparme?

¿Cuál es la alimentación adecuada del recién nacido?

Uno de los aspectos que más preocupan a los padres primerizos es la alimentación de su bebé. Es cierto que la lactancia materna aporta múltiples beneficios tanto para la madre como para el recién nacido, ya refuerza la protección inmunológica del bebé entre otras cosas, por eso está recomendada por distintas asociaciones de expertos como la Asociación Española de Pediatría y la Asociación Médica Estadounidense. Siempre que sea posible, y que quiera, es una opción muy positiva. En caso de que la madre, por el motivo que sea, haya decidido prescindir de la lactancia materna, existen fórmulas muy avanzadas para que el niño crezca fuerte y sano.

Durante los primeros meses es importante que sepas que no hace falta aportar otros líquidos, puesto que la leche ya contiene todos los nutrientes necesarios para tu hijo. Pasados los primeros seis meses de lactancia, se comienza a suplementar la leche con otros alimentos. Existen muchas recomendaciones acerca de la pauta de introducción de alimentos, consulta siempre con tu pediatra si tienes dudas ya que él es la persona que hace seguimiento al niño y podrá orientarte acerca de las opciones y tratar contigo cualquier cuestión que te inquiete. La introducción de los nuevos alimentos se realiza poco a poco y de forma segura.

La importancia de saber reconocer las crisis de lactancia

Si optas por dar a tu bebé leche materna, que como hemos visto es la opción recomendada por los expertos siempre que sea posible, es probable que te enfrentes a las denominadas crisis de lactancia. Estas se producen cuando el bebé en determinadas etapas de crecimiento comienza a pedir más alimento como proceso natural de su desarrollo. Esta demanda más alta de leche lleva a muchas madres a pensar que su bebé no se está alimentando lo suficiente y, en consecuencia, a comenzar la suplementación con otros alimentos antes de lo recomendado, pero esta situación es normal y la producción de leche de la madre generalmente se adapta a las necesidades del niño, dale tiempo.

Para evitar este abandono temprano de la lactancia materna y evitar posibles complicaciones es muy importante que conozcas qué son las crisis de lactancia.

¿Qué hacer si el bebé tiene fiebre o está resfriado?

Una de las principales preocupaciones de los padres primerizos es saber cuál es la temperatura adecuada en recién nacidos, y cuándo hay que acudir al médico.

La fiebre en bebés puede deberse a múltiples factores, como por ejemplo infecciones o a la dentición. En cualquier caso, es importante saber cómo tomar la temperatura del bebé, ya que según su edad hay unas formas más adecuadas de hacerlo. En el artículo, te enseñamos a hacerlo. Vigila siempre que el bebé no esté demasiado abrigado cuando le tomemos la temperatura. Ten en cuenta que ellos no son capaces de regular la temperatura de una manera tan efectiva como los adultos.

Otro motivo muy frecuente de visita al pediatra de los padres primerizos son los resfriados. ¿Sabías que un bebé puede presentar entre seis y diez al año? En la mayoría de casos, no se necesitará tratamiento, aunque a veces los síntomas pueden aliviarse con sencillos consejos como los que te explicamos en el artículo Resfriado en recién nacidos: por qué es tan frecuente y cómo aliviar sus síntomas. Si el bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre, es importante acudir al especialista lo antes posible, ya que su sistema inmune es inmaduro y es necesario localizar el foco de la infección.

Desde Veritas esperamos que estos consejos os ayuden a afrontar con más seguridad la llegada de vuestro bebé y a disfrutar aún más de la aventura de ser padres primerizos.

También os invitamos a conocer myPrenatal, un test prenatal no invasivo, que puede realizarse desde la décima semana de gestación y sirve para conocer el sexo del bebé o la presencia de alteraciones genéticas en el feto.  

Una información clave que os permitirá vivir el embarazo con mayor tranquilidad.

¿Os gustaría recibir más información? No dudéis en contactar con Veritas

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.